reflexiones anecdotas parabolas pensamientos poesiasyoraciones espiritualidad centrodeespiritualidad edeca edecam correo enlaces

  

                         ¿Por qué no probar con Dios?


  Días tras día, el discípulo hacía la misma pregunta: ¿Cómo puedo encontrar a Dios?

Y día tras día recibía la misma y misteriosa respuesta: A través del deseo.

Pero ¿acaso no deseo yo a Dios con todo mi corazón? Entonces, ¿por qué no lo he encontrado?

Un día, mientras se hallaba bañándose en el río en compañía de su discípulo, el Maestro le sumergió bajo el agua, sujetándole por la cabeza y así le mantuvo un buen rato mientras el pobre hombre luchaba desesperadamente por soltarse.

Al día siguiente fue el Maestro quien inició la conversación: ¿Por qué ayer luchabas tanto cuando te tenía yo sujeto bajo el agua?

Porque quería respirar.

El día que alcances la gracia de anhelar a Dios como ayer anhelabas el aire, ese día le habrás encontrado.


Anthony de Mello


 
Día tras día mucha gente se hace la misma pregunta: ¿Cómo puedo encontrar a Dios? La respuesta el clara: buscándolo. Pero, ¿cómo y por qué buscar? Preguntamos, y a medida que nos van respondiendo, hacemos nuevas preguntas. Surgen por curiosidad y por deseo de encontrar la verdad; pero también se hacen por falta “de deseo”, o por motivación. Cuando estamos bien motivados, no preguntamos, sino que actuamos. El que se está ahogando no filosofa a ver de qué está compuesto el agua, por dónde le entra, y qué cantidad. No. La necesidad le lleva a ponerse en movimiento, a actuar.

San Juan de la Cruz fue un buscador infatigable de Dios, porque antes había sentido la necesidad, había sido “llagado” profundamente con este deseo. El nos habla de cómo ha de ser la búsqueda: apasionada y de total entrega.

El amor que siente la persona es tan grande, con tanta vehemencia, ansias y fuerza que, como “la leona y osa (que) va a buscar a sus cachorros cuando se los han quitado y no los halla (2 Re.17.18; 19.8), así anda esta herida alma a buscara su Dios” (Noche Oscura, Lib. 2. Cáp.13 nº 8). Tras de Dios va el alma, sin descansar, sin cesar, en todas las cosas busca al Amado, en todo cuanto piensa y habla, todo su cuidado es el Amado (Noche Oscura, Lib.1, Cáp. 19. nº 2). En esta búsqueda va el alma adquiriendo: humildad, ánimo, fuerzas, constancia, capacidad de sufrimiento; sin desfallecer corre y “vuela ligero”, como un ciervo sediento y alado.

Ha de buscar el alma a Dios con toda la fuerza, con todo el deseo, con todo el tesón de que es capaz, porque “si le buscare el alma (a Dios) como el dinero, le hallará (Cántico Espiritual, 11.1).

Mary Pickfor escribió un libro titulado: ¿Por qué no probar con Dios? La prueba no resultará. Será una experiencia más cuando le falte un verdadero deseo de búsqueda que ha de ir acompañado de una fe viva, de una esperanza firme y de un “inflamado” amor.